Desagradable sorpresa se llevaron las autoridades al allanar la casa de un comerciante

Una desagradable sorpresa se llevaron las autoridades al allanar la casa de un comerciante en Manonjaya, Indonesia. Al ingresar al domicilio del comerciante se percataron de la presencia de tres jaulas llenas de Loris perezosos de Java, que iban a ser destinado al contrabando de mascotas.

Las autoridades asombradas, observaron a trece animales encerrados en una jaula, agarrados con sus manos de las pequeñas rejas y con los ojos bien abiertos. Estos animales se encontraban sumamente asustados y chirriaban de forma desesperada.

Los chirridos es un síntoma de que los pequeños estaban asustados. 6 de los Loris perezosos de Java eran hembras, y 7 de ellos eran de sexo masculino, mientras había un bebe cuyo sexo no pudieron identificar.

Las autoridades, se comunicaron inmediatamente con los cuerpos de protección y rescate de animales, los cuales se aproximaron al lugar para prestar la ayuda necesaria.

Un representante de los cuerpos de protección, aseguró que los pequeños son animales nocturnos, y que exponerlos a esta situación en el día, causa estrés en los mamíferos.

El equipo de rescate, realizó la evaluación médica correspondiente y se percataron que algunos de los loris tenían lesiones en su cuerpo, y asumen que fueron causadas por ellos mismos, al estar encerrados dentro de las jaulas.

Sacar a estos pequeños animalitos de su hábitat natural para comercializarlos en mercados ilegales, es un acto atroz que afecta tanto el estado de salud de los loris perezosos encerrados, como la supervivencia de la especie.

En la actualidad, los pequeños se encuentran bajo custodia de las organizaciones protectoras de animales, donde serán sometidos a tratamientos médicos para la deshidratación y la diarrea para reinsertarlos en la naturaleza cuando estén recuperados.

A pesar, de que legalmente está prohibido el comercio ilegal de mascotas en Indonesia, siguen ocurriendo casos como este, donde personas inescrupulosas separan a estos indefensos animalitos de la naturaleza donde pertenecen y los exponen a crueles maltratos, para ponerlos en venta.

Estos pequeños corrieron con suerte de ser descubiertos por las autoridades locales, y así evitar que fueran victimas del comercio ilegal de mascotas.