Un operador de ventas telefónicas víctima de su propio proceso, ¡para morir de risa!

¿Cuántas veces has estado esperando una llamada importante y cuando suena el teléfono resulta ser un operador de ventas?

¿Cuántas ocasiones tratando de comunicarte con un operador de reclamos para resolver una queja por un servicio y luego de esperar por 10 minutos escuchando música la llamada se ha cortado?

¿No te preguntan DNI, nombre, celular, dirección y cuanto consideren pertinente para poder procesar un reclamo o solicitud telefónica?

¿Te han hecho perder tiempo en una llamada de ventas para ofrecerte algo que no te interesa y que no deseas comprar?

Si la respuesta a alguna (o todas)  de las interrogantes ha sido positiva, quizás en algún momento te haya pasado por la cabeza como poder devolverle la pelota a la compañía … pues bien ¡no eres la única persona que ha pensado en ello!

Pero esta familia no sólo formuló una estrategia, sino que la puso en práctica; esta conversación no tiene desperdicio … ¡ para morir de risa !