Un gato sin patas traseras camina gracias a unas prótesis de titanio

Un gatito de 3 años que nació sin sus patas traseras ha tenido una segunda oportunidad en su vida gracias a unas prótesis de alta tecnología.

Vincent, un gato de pelo corto nacido en Nevada, sufre una anomalía que lo dejó sin la mitad de las tibias traseras y, por lo tanto, le impedía caminar.

Mientras que esta condición hubiera sido una sentencia de muerte para muchos gatos en esa situación, Vincent, el gato abandonado encontró su camino hacia el refugio de animales “Story County” en Iowa, donde fue acogido por la trabajadora Cindy Jones.

Articulo1

Como si del destino se tratase, la hija de la Señorita Jones estudió veterinaria en la Universidad Estatal de Iowa y se puso en contacto con la Doctora Mary Sarah Bergh, que realizó un inusual procedimiento en el que a Vincent le insertaron unos implantes de titanio directamente en los huesos de las patas.

Según la Doctora Bergh, menos de 25 animales en todo el mundo se han sometido a este tratamiento.

Aunque Vincent necesita antibióticos en spray dos veces al día, el felino ya se está acostumbrando a sus nuevas extremidades, las cuales se irán alargando gradualmente hasta alcanzar un tamaño normal.

Articulo1