PitBull quedó atrapada en un agujero de 30 pies de profundidad

Una PitBull de 6 años de edad, se encontraba jugueteando en el patio de su casa cuando decidió ir a perseguir a una marmota, sin pensarlo, esta pitbull llamada Leela cayó en un agujero de aproximadamente 30 pies de profundidad que estaba justo debajo de la casa.

La dueña de Leela, al percatarse de la situación y al darse cuenta que sin importar sus esfuerzos no podía ayudar a su mascota, llamó de inmediato a los cuerpos de protección de animales de Filadelfia, lugar donde residen.

Rápidamente, el personal que encargado de proteger a los animales atendió su llamada y se aproximó al lugar donde intentaron sacar a Leela del profundo agujero donde se encontraba atrapada.

Los rescatistas con la ayuda de una cuerda intentaron asegurar a Leela por su pecho para subirla, sin embargo, estas labores no tuvieron éxito debido a que la cuerda se rompió al jalar a la mascota.

Una vez, que el personal se percató de las dificultades y riesgos en las maniobras para salvar al indefenso animal, decidieron pedir el apoyo del cuerpo de bomberos, que inmediatamente se hizo presente en el lugar.

Después, que los rescatistas y los bomberos analizaron la situación, llegaron a la conclusión de que debían realizar un agujero dentro de la casa, específicamente en la cocina para poder acceder directamente al orificio donde se encontraba atrapada Leela.

De esta manera, una vez que contaban con el acceso directo repitieron las maniobras de rescatar al animal asegurándola con una cuerda alrededor de su pecho, esta vez teniendo éxito, y permitiendo que la asustada mascota se reuniera nuevamente con su dueña.

Durante el rescate, Leela se encontraba asustada, pero mantenía la calma, al reunirse nuevamente con su dueña esta cachorrita no pudo disimular su felicidad.

Posteriormente, la madre de Leela la llevó al veterinario el cual después de realizarle los análisis necesarios aseguró que pese a lo sucedido se encontraba en excelentes condiciones de salud.

Sin duda alguna, el grandioso trabajo en equipo que realizó el cuerpo de protección de animales y el cuerpo de bomberos de filadelfia permitió que Leela volviera sana y feliz a los brazos de su madre.