Perro duró 3 días con un recipiente en su cabeza que le impedía comer

Fuente: The dodo

En Texas un perro duró 3 días con un recipiente pegado a la cabeza que le impedía consumir alimentos, ver y respirar con facilidad. Este pobre animal estuvo vagando por tres días con esta gran jarra pegada a su cabeza, los vecinos de la localidad alarmados por la situación intentaron sin éxito brindarle ayuda debido a que el perro se asustaba y huía.

El animal se encontraba aterrorizado y en un alarmante estado de deshidratación, los habitantes preocupados llamaron a los cuerpos de protección y control de animales, para que le brindaran la ayuda necesaria a este asustadizo perro.

Los integrantes del cuerpo de protección de animales iniciaron la búsqueda de Pickle, como lo llamaron los vecinos, y lo encontraron cerca de una zona boscosa. El asustado animal no permitía que nadie se acercara a ayudar, por lo cual, tuvieron que ser sumamente cuidadosos para acercarse y brindarle el apoyo necesario.

Fuente: The dodo

En la imagen se muestra, como control de animales realiza maniobras para liberar su cabeza del contenedor que lo limitó durante 3 días.

Una vez separada la jarra de su cabeza, el perro fue trasladado a un refugio para prestarle cuidados médicos. Al someterlo a evaluación se percataron que Pickle se encontraba en un avanzado estado de deshidratación y con algunas lesiones en su cuerpo, sin embargo, con los tratamientos y cuidados necesarios eran cuestión de semanas para que el perro estuviera recuperado.

Fuente: The dodo

La traumática experiencia que vivió este adorable perro, lo ha hecho desconfiar de las personas que se le acercan, pero los encargados del refugio aseguran que Pickle paulatinamente volverá a confiar en las personas y podrá ser adoptado.

Los cuerpos de protección y control de animales aseguran que, la jarra era un contenedor de queso y asumen que Pickle quedó atrapado al intentar lamer los restos del recipiente.

Sin duda alguna, la preocupación de los vecinos y la excelente labor de los encargados de control de animales y del refugio,  le brindaron a este indefenso perrito la ayuda necesaria para liberar su cabeza de la jarra que le impedía consumir alimentos.

En estos momentos, Pickle se encuentra recuperándose en el refugio y es cuestión de tiempo para que sea adoptado por una familia y pueda tener una vida normal, llena de amor y cuidados.