Nada podría despertar a este cerdito… ¡excepto una galleta!

Este entrañable vídeo lo protagoniza un cerdito que duerme apaciblemente bajo su manta. Parece que ni un terremoto interrumpiría su sueño, pero… ¿seguro que nada podría despertarlo?

Phoebe es la protagonista de este vídeo tan tierno, en el que está durmiendo la siesta en la cama. Su hocico asoma por debajo de la manta, brindando al espectador una imagen de lo más adorable. Sin embargo, vamos a comprobar que, en realidad, sí que hay algo que podría despertarla, algo que a Phoebe le vuelve loca: las galletas.

Así, alguien pone uno de estos dulces junto a su cara. Durante los primeros segundos ni se inmuta, sigue durmiendo, hasta que, de repente, parece que ese aroma empieza a sacarla de la ensoñación. Vemos que Phoebe mueve el hocico y comienza a husmear. ¡Sí, ha descubierto la galleta!

cerdo

Entonces, se deja guiar por el olor hasta alcanzar la galleta y metérsela en la boca. Al principio parece que se resiste y, como está medio dormida, no hace sino empujar la galleta, dificultando la tarea de comérsela.

Pero Phoebe es obstinada y, finalmente, ¡logra su objetivo! Ahora sí está totalmente despierta y saca su cabeza de la manta para poder saborearla bien. ¡Qué rica sabe! El animal pensará que este es el mejor despertar posible, con un manjar listo para ser devorado.

Cuando termina de engullir la galleta, parece que se ha quedado con hambre porque empieza a comerse las migas que hay esparcidas en lo alto de la cama. Ya está totalmente despierta y en lo único que piensa Phoebe es en comerse otra.

Le han leído el pensamiento y, de repente, aparece una segunda galleta para que el cerdito esté bien alimentado.

¿Habrá más galletas esperándola? Seguro que esto es lo que se preguntará Phoebe después de llenarse el estómago, aunque a ella le gustaría tenerlo mucho mucho más lleno porque es una glotona.