Las 3 Claves del Éxito de los Mejores Sistemas Educativos del Mundo

Al preguntar ¿cuál es el mejor sistema educativo del mundo?, las voces se levantan en coro, casi al unísono clamando por Finlandia; y si bien es cierto que este país del norte de Europa que ha dedicado gran parte de su presupuesto y esfuerzo a promover una educación de calidad que permita al alumno resolver problemas y desarrollar sus propias habilidades ha destacado en el rendimiento académico durante la última década, su lugar de supremacía parece estar llegando a su fin.

Ganador indiscutible en la prueba PISA en las ediciones de 2000, 2003 y 2006, para el año 2012 Finlandia pierde su trono a expensas del ascenso de los sistemas educativos asiáticos, ocupando los siete primeros puestos como los mejores sistemas educativos calidad-educaciondel mundo, los de Shanghái, Singapur, Hong Kong, Taiwán, Corea del Sur, Macao y Japón.

El ascenso de estos países no tiene porque significar un detrimento del sistema finés sino una evolución rápida y progresiva de sus contra partes asiáticos, algo que con el tiempo tanto en Finlandia como en el resto del mundo se deberá trabajar, haciendo evolucionar así mismo el sistema educativo a las necesidades del nuevo milenio.

Aún así y a pesar de las diferencias, cuando se hace un análisis detallado de los elementos en común entre los mejores sistemas educativos del mundo (el finés incluido) llaman la atención tres elementos casi constantes que parecen ser la clave del éxito educativo de todos estos países y que, lejos de ser sistemas complicados de control y planes de estudio, evaluaciones exigentes o metas muy elevadas para cada nivel de la educación, parecen centrarse en el principal activo de la educación: Los maestros y profesores.

Clave Número 1. Alto nivel de capacitación

A diferencia de muchos países del orbe, varios de los líderes en educación del mundo profesorcuentan con maestros y profesores con grado de maestría o superior; este grado de preparación personal les hace ser creativos, exigentes y a la vez capaces de resolver niveles de casi cualquier complejidad dentro del aula; a diferencia de sus colegas de otros países donde la formación profesional es mucho más limitada.

Clave Número 2. Prestigio Social

En los países con los mejores sistemas educativos, ser maestro o profesor goza de tanto o más prestigio que profesiones generalmente muy valoradas como la de médico, policía o religioso; así quienes se deciden por la carrera docente no sólo tienen un medio de trabajo y sustento sino una vía de ascenso social en comunidades que valoran y aprecian el trabajo del docente.

Clave Número 3. Salarios Competitivos

De nada vale una infraestructura de primera categoría, textos y útiles escolares de lujo o los mejores sistemas informáticos si los responsables de guiar al alumno están desmotivados o agobiados por los problemas económicos. Esto lo entendieron muy bien los países líderes en educación, que optaron por dedicar buena parte del presupuesto a la paga justa, competitiva y motivadora de los educadores quienes, ejerciendo a cabalidad su tarea, pueden llevar una vida relativamente cómoda y libre de ciertas preocupaciones, por lo que disponen de más energía para enfocarse en su labor y por ende obtener mejores resultados.

Esta trilogía parece ser la fórmula ganadora y si bien no existe el sistema perfecto, los países que la aplican están a la vanguardia … ¿qué otro elemento sería conveniente agregar a la lista?