Hombre de buen corazón salva a perro abandonado en la calle

Una mujer de nombre Camila Muracchini, comenta que como un día normal iba camino al trabajo en un transporte público en Sao Paulo, Brasil. Camila iba totalmente desprevenida envuelta en el cotidiano viaje, cuando algo sumamente extraño llamó su atención.

En el bus iba un hombre con una sospechosa actitud, y en sus piernas llevaba una caja cuyo contenido al parecer, no podía ser revelado. Muracchini, relata que el comportamiento nervioso del hombre aumentó su curiosidad por conocer que había dentro de la misma.

Esta mujer, cuenta que momentos después el contenido de la caja comenzó a moverse, situación que aumentó los nervios en el asustado hombre, la actitud del señor era bastante sospechosa asegura Muracchini.

La curiosidad de Camila se calmó cuando escucho un ladrido salir de la caja, sin embargo, esta situación puso al hombre visiblemente más nervioso y miraba alrededor asustado imaginando que lo bajarían del autobús por tener un animal a bordo.

El funcionario encargado del autobús, preguntó de inmediato al hombre, si llevaba un perro en el contenido de esa caja, a lo que el asustado hombre respondió en voz baja, “acabo de conseguir a este pequeño cachorro abandonado y lo llevaré a mi casa”.

Ante la respuesta, el funcionario, no tomó ninguna acción, y el hombre pareció relajarse al percibir que no sería expulsado del autobús, se sentó en el puesto y comenzó a acariciar al cachorro, el cual, le respondía con amor como si lo conociera de toda la vida.

Muracchini , opina que esta experiencia fue única para ella, y que le demuestra que aún existen personas bondadosas en el mundo dispuestos a ayudar a estos inofensivos cachorros. Adicionalmente, confiesa que ante la actitud nerviosa del hombre pensó que llevaba algo horrible dentro de la caja, sin embargo, al notar que era un cachorro salvado no pudo contener su alegría.

Que hermoso ejemplo el de este hombre, que brindó un hogar a un cachorro abandonado en las calles, y a pesar de las dificultades, decidió llevarlo a casa sin importar las consecuencias.