Estos turistas esconden sus caras por la vergüenza que sienten de lo que están a punto de hacer

Cerca de 1000 animales fueron asesinados en una propiedad en Sudáfrica, fueron dispararos hasta la muerte durante una actividad tan impropia que hasta la propia gente que pagó una fortuna para participar no se atrevieron a mostrar su cara.

La semana pasada, 13 adinerados turistas europeos acudieron a tres granjas cerca de la ciudad rural de Alldays, donde unos vergonzosos acontecimientos jamás vistos habían sido planeados para su divertimento – una “cacería en coche”.  A diferencia de una cacería tradicional, en las cuales los animales tienen cierta oportunidad de escapar, todo lo que el grupo tenía que hacer era apuntar y disparar a los horrorizados blancos que estaban forzados a estar en su línea de tiro.

“Nada que pareciera una cacería ocurrió en el sentido práctico de la palabra,” Paul Oxton, fundador de la fundación “Wild Heart Wildfire”, dijo a The Dodo. “No hay nada de deporte en eso.”

articulo3.1

Se construyeron plataformas de madera a lo largo de corredores en medio del paraje de matorrales para los cazadores, personal vestidos con camisetas brillantes hacían aparecer a os animales para ellos. Estos individuos, llamados “perseguidores”, caminan hombro con hombro en una superficie de un kilómetro a través de los alrededores, forzando a los animales a ir en la dirección del corredor, donde los cazadores están esperando con las armas listas.

“Cualquier animal en el medio es disparado,” dijo Oxton. “Literalmente se quedaban ahí y comenzaban a disparar. No había ningún tipo de persecución. Es un modo totalmente diferente de matar animal. No es para nada ético.”

Aproximadamente unos 98 animales fueron asesinados usando este método, incluidos babuinos, antílopes y jabalís verrugosos. Estos cazadores no eran selectivos, disparaban a cualquier criatura ya fuera grande o pequeña. Las críticas insinúan que el incidente fue una “masacre.”

articulo3.2

A pesar de la perturbada naturaleza de la “cacería en coche,” parece ser que no hay legislación que regule ni prohíba esta práctica. De hecho, el Departamento de Cuestiones Medioambientales dice que era algo legal, lo cual ha sido un shock para todos los grupos locales protectores de animales así como los cazadores tradicionales.

Este tipo de métodos de cacería han sido usados en partes de Sudáfrica durante más de 10 años, dice Oxton, pero han logrado mantenerlo en secreto durante este tiempo. Este reciente incidente sólo fue llevado a la atención púbica debido a que los postes de madera estaban expuestos y visibles desde el exterior.

El director del Consejo Nacional de SPCA en Sudáfrica ha sugerido que se prohíban las “cacerías en coche” ya que son crueles para los animales.

articulo3.3

No se sabe mucho acerca de los 13 turistas que practicaron esta cacería, más allá de que abarcan nacionalidades como Belga, Holandesa y posiblemente Danesa – y que les sobra dinero como para tirarlo en juergas y matanzas en el extranjero.

“Son los ricos los que están haciendo esto,” dijo Oxton. “Es gente que puede permitirse ir por ahí y matar por diversión. No me importa que la gente tenga dinero, pero elegir gastarlo en matar vida salvaje de esta forma es horrible. Sólo cuando este tipo de cosas se traen a la luz pública pueden pararse. No es que la gente aprobara esta práctica – es que no sabían de su existencia.”

articulo3.4

A pesar de que la masacre era legal, los cazadores entendían que su sangriento pasatiempo no era algo de lo que estar orgullosos. Mientras el grupo estaba siendo transportado fuera del campo de matanza, Oxton tuvo la oportunidad de hacer algunas fotos del grupo de turistas extranjeros con armas. No estaban muy contentos de recibir atención.

“Comenzaron a ponerse las chaquetas y los sombreros sobre sus caras,” dijo Oxton. “Estaban avergonzados. Esa gente estaba avergonzada. Obviamente no les importa, pero sí lo suficiente como para no querer ser vistos tras hacer este tipo de cosas.”

articulo3.5

Con el añadido conocimiento sobre las “cacerías en coche” que ha ido creciendo tras la masacre de Alldays, es sólo una cuestión de tiempo antes de que los oficiales del gobierno se vean obligados a actuar. Mientras tanto, la exposición de estos tipos que participaron en la práctica disuadirá a otros como ellos de hacer lo mismo.

“Esta gente va a ser identificada, y van a tener problemas,” dijo Oxton. “Puedo ver que efectos colaterales para ellos. En mi mente, ese es el precio que tienen que pagar. Mi objetivo es mostrar la forma tan poco ética que han tenido de hacer esto. La gente no debería tener permitido, sólo porque tengan dinero, a pagar para matar animales usando este método. Es terrible.”

articulo3.6