Este perro fue atado a un poste y lo dejaron para que muriera. Ahora sus ojos no confían en nadie.

Os presentamos a Perriwinkle.

Perriwinkle ha estado ocupando todos los titulares esta semana después de que unas fotos de su triste cara fueran subidas a Facebook. Ha pasado por algunas cosas horribles últimamente,  fue encontrada atada a un poste y abandonada para que muriera por su anterior dueño. Afortunadamente, fue rescatada, pero parece que el daño ya estaba hecho.

Esta perra está claramente traumatizada y tiene los ojos más tristes que este refugio haya visto.

articulo5.1

Los empleados del refugio han intentado de todo para animar a Perriwinkle, pero nada parece funcionar.

“Estaba sentada sola y triste en su cubículo, tan asustada que ni levantaba la cabeza para recibir comida,” Bridget, una voluntaria del refugio conto a “The Dodo.” “Eso la puso en riesgo de sufrir una eutanasia porque estaba tan asustada que el refugio no podía evaluarla.”

La perra de 7 años está claramente asustada y tiene dificultades para confiar en los humanos tras ser abandonada. El refugio no podía ni ponerla en adopción hasta que su miedo no disminuyera.

Empezaron a temer que su condición no mejorará y que no pudiera integrarse con humanos nunca más.

el-perro-con-la-mirada-mas-triste-02

Preocupada de que el tiempo de la perrita se hubiera acabado, Bridget usó Facebook para buscarle a Perriwinkle una nueva casa.

Se compartieron fotos de la asustada mascota y se volvieron virales entre los más amigos de los animales y otros usuarios de Facebook.

“Es la cara más triste que he visto nunca,” escribió alguien. “Sólo quiero darle un beso y quererla y decirle que todo irá bien.”

articulo5.3

“De hecho ella fue a un refugio estupendo llamado ‘Speranza Animal’. Ellos la ayudarán a rehabilitarse y ver cómo es realmente cuando esté lista para buscar un buen hogar,” dijo Bridget. “Si no hubiéramos compartido esas fotos… ya no estaría entre nosotros.”

Un empleado del refugio Speranza Animal escribió:

“Cuando fui a alimentar a Perriwinkle esta tarde, en lugar de esconderse en la parte trasera de su jaula – salió a recibirme a la puerta. Me dejó que le pusiera una correa y los dos fuimos fuera a jugar en el parte… Estuvo olisqueando a su alrededor durante 15 minutos, y todo el tiempo yo le hablaba. Eventualmente se me acercó y empecé a acariciarla – cada vez que paraba, me empujaba con su nariz hasta que empezaba de nuevo. Esta bonita perra enternece mi corazón.”

Desde entonces Perriwinkle ha sido enlistada para su adopción y ha recibido numerosas aplicaciones. Parece que pronto tendrá un hogar permanente.