Esta pareja creó una página web para recaudar fondos y más tarde ahogaron a su perro hasta la muerte.

Estas no son el tipo de historias sobre las que nos gusta escribir en esta web.

Aun así, se nos ha pedido que compartamos esta historia para intentar conseguir que se haga justicia por el pobre cachorro de pastor alemán que fue brutalmente asesinado. Riley, murió tras ser ahogado por sus dueños siendo ahogado. La pareja ha sido acusada de su asesinato, pero el juicio aún no ha comenzado.

Te pedimos que por favor compartas esta historia para que se aplique la justicia sobre esta pareja y que no se salgan con la suya.

Articulo2

El soldado John Garrett Burrow del Fuerte Bragg y su mujer, Kelsey Caroline Burrow, adoptaron a su cachorro de pastor alemán-labrador, Riley, el 31 de agosto de 2014.

Unos pocos meses después, la pareja creó la página “GoFundMe” pidiendo a la gente ayuda. Ella dijo que Riley había atropellado por un coche y que necesitaba ser operado.

articulo2.1

A su vez Kelsey también uso Facebook, pidiendo a sus amigos que vigilaran a sus otras mascotas durante Acción de Gracias ya que ellos estarían esperando a que Riley saliera de cirugía, donde estaban trasplantándole un riñón y el hígado.

Más tarde Kelsey mandó un mensaje diciéndole a un amigo que Riley había muerto durante su cirugía.

Pero entonces algo escalofriante sucedió.

articulo2.2

Cuando el cuerpo de Riley fue encontrado en Fayetteville, Carolina del Norte, los dueños le dijeron al sheriff del condado de Cumberland que Riley se había escapado corriendo por su puesta y había sido atropellado por un coche.

¿Así que qué estaba ocurriendo realmente?

Riley en realidad nunca escapó, ni tampoco fue atropellado, tampoco fue operado y ciertamente no murió durante su cirugía. La página “GoFundMe” fue cerrada, pero no quedó realmente claro si la pareja se quedó el dinero.

El cuerpo de Riley fue encontrado en el lago el 2 de enero de 2015. Una  autopsia determinó que no tenía ninguna de las lesiones que los Burrows comentaron.

Fue entonces cuando John decidió decir la verdad.

articulo2.3

Más tarde, John admitió que ahogó al cachorro de 8 meses, y fue acusado de crueldad animal. Dijo que ataron al perro con una cuerda militar, y unieron su cabeza a las patas, tras eso lo tiraron al lago McFayden.

Pero John ahora está siendo representado por el conocido (y caro) abogado de defensa criminal David Courie. La pareja no tenía mucho dinero en noviembre, y su fianza sumaba unos $12000, lo cual tampoco pudo ayudar demasiado. Así que, ¿Quién les estaba financiando?¿El estado militar?

Las últimas fechas en las cuales Kelsey y John tuvieron que ir al juzgado fueron en junio y julio, respectivamente. Pero no se ha sabido más al respecto ni se conoce cuáles serán las próximas fechas. Aun así todavía queda tiempo para expandir la palabra a cerca de estos asesinos de perros.

Por favor comparte este post con toda la gente que puedas. La historia de Riley apenas ha tenido nada de relevancia, así que es tarea de la comunidad animal contar esta historia para que se haga justicia ante esta pareja.