El miedo paralizador de este perro ante la amabilidad refleja el apuro que sufren los perros en un refugio de Rumanía.

Cuando vi por primera vez el video anterior, me senté, cómo muchos de vosotros haréis cuando lo veáis, con mi mano sobre mi boca y lágrimas corriendo por mi cara. El perro del video hace un sonido que ni siquiera podría llamar un grito. Es un sonido como nunca he oído. El perro no está haciendo ese ruido porque el humano del video está abusando de él. El cachorro está llorando porque no tiene ni la menor idea de lo que es la amabilidad. Piensa que cualquier contacto con humanos es para hacerle daño.

articulo4.1

Gracias a los rescatadores, este cachorro está seguro ahora y viviendo una vida normal. Estas son grandes noticias. Este es el tipo de historia que nos encanta. Adoramos los finales felices.

Pero esta historia no es sólo acerca del perro en este video. Es sobre todos los perros de este refugio localizado en Craiova, Rumania. Craiova ha sido llamada la ‘capital de la crueldad canina’ debido a cómo trata la ciudad a los perros en el refugio público del condado de Breasta.

articulo4.2

Hay muchas declaraciones de organizaciones locales por los derechos de los animales de que los empleados del refugio matan regularmente docenas de perros en solo un día. Hay incluso declaraciones de que cientos de perros sufrieron eutanasia en un periodo de sólo dos semanas.

articulo4.3

En 2014, un rescatador afligido, que había intentado llevar comida a los animales, compartió la siguiente historia en Facebook:

“Docenas de perros en el condado de Breasta han desaparecido.

En los últimos días, y aprovechando que la nieve ha invadido varias perreras (y que todavía no ha sido quitada), los trabajadores del refugio de Breasta han hecho “desaparecer” docenas de perros.

Normalmente estábamos presentes casi diariamente en el programa de alimentación y participábamos junto con los cuidadores, pudiendo así ver cuántos perros había que alimentar.

Pero la intensa nevada nos dio la oportunidad de motivar la necesidad de entrar y distribuir comida dentro (siempre insistían en que no pasáramos a las perreras).

Esto comenzó el sábado (después de la primera nevada), el domingo me fui antes de comenzar el programa de alimentación como protesta ante el hecho de que los cuidadores estaban sentados en la sala de comidas pero no habían quitado nada de nieve de las perreras (tienen una sala de descanso y parece ser que también contrataron a un cocinero, pero insisten en que no tienen dinero para medicinas).

El lunes no pude ir al programa de alimentos.

El método de dar la comida dentro del corral continuó el martes y miércoles, fue durante el jueves cuando empecé a darme cuenta de que había perros que había desaparecido, cuando quitaron la nieve y los perros empezaros a emerger.

El viernes eché u n vistazo a las perreras donde antes había 5 o 6 perros y ahora sólo había 2 mientras que en las que antes había 3 ahora solo había 1.

En los corrales 3 y 4 había desaparecido docenas de perros.”

Aunque no lo parezca, estos animales aún tienen esperanza. Rescatadores como Monica Mitreanu, Dodo Barbu, Kerry Wollacott y Heather Connolly están luchando para salvar sus vidas y darles a todos estos perros los finales felices y familias permanentes que se merecen.

articulo4.4

Ellos, junto con otros, trabajan de forma regular rescatando perros del refugio de Breasta-Craiova. Los llevan a otros refugios de Rumanía y a veces incluso a refugios del Reino Unido. También trabajan para llevar comida a los perros que permanecen en Breasta-Craiova.

articulo4.5

Como puedes imaginar, su trabajo es emocionalmente agotador y físicamente arduo. También es bastante caro. Como todos los rescatadores, ellos dependen de donaciones para poder continuar salvando vidas. El grupo ha organizado una página de Facebook donde comparten videos de crueldad contra perros en el refugio y otra página para ver qué perros que estaban en Breasta-Craiova están disponibles para adopción.